viernes, 18 de mayo de 2018

Por este sobrio estilo


Poco después de la mitad de La sangre devota puede leerse uno de los mejores poemas del primer libro de Ramón López Velarde, una página en la que están en equilibrio los dos extremos entre los que se tiende el poeta a fines de 1915 y principios de 1916, cuando se decide finalmente a dar a la imprenta sus versos. Ya en otra ocasión, cuando redactaba yo el primer ensayo de Ni sombra de disturbio (que fue, por cierto, el último que escribí), me sirvió escuchar las estupendas grabaciones de los poemas velardianos que hizo Guillermo Sheridan para el Fondo de Cultura Económica; como la de este poema en particular no está en línea, o por lo menos yo no doy con ella, y como mi ejemplar del disco está literalmente sepultado entre mis otros discos desde el terremoto del pasado septiembre, he debido grabarlo yo mismo para escucharlo una y otra vez. Comparto aquí una grabación del bellísimo poema, material apenas doméstico en cuyos primeros segundos se alcanza a oír a una inoportuna gatita removiendo su arenero, para que la escuchen quienes siguen este blog. Por muchas razones, sobre las que me extiendo con calma en un largo ensayo en el que trabajo estos días (entre ellas, por supuesto, su extraordinaria delicadeza), "Por este sobrio estilo..." es uno de mis poemas preferidos del libro inaugural de López Velarde.




________________
Más sobre Ni sombra de disturbio, ensayos sobre Ramón López Velarde (AUIEO-Conaculta, 2014) en este blog:
Fotos de la edición, http://bit.ly/1u1HBnC
La presentación,http://bit.ly/1SvPw5I
Una errata pertinaz, http://bit.ly/1R3E42m
Siete reseñas críticas, https://bit.ly/1TKynU0